RADIESTESIA


La Radiestesia ya se conocía desde tiempos inmemorables, el hombre en su faz primitiva ya la utilizaba para sobrevivir, en su lucha constante contra la naturaleza agresiva.

El hombre de las cavernas estaba probablemente dotado de un instinto animal, poderoso y sobrenatural. Entre estos hombres prehistóricos se encontraba el hechicero, que era el brujo antes que zahorí, título que se le daba al individúo más inteligente de la tribu, capaz no solo de descubrir un manantial de agua oculto, alrededor del cual se asentaba la tribu, sino que él también elegía el mejor terreno de caza y los alimentos buenos o malos.

Se han hallado en grutas prehistóricas naturales caricaturas grabadas en la piedra, que según los especialistas serían representaciones de estos personajes con un objeto alargado en su mano, quizás antecesor de la varilla radiestésica.

Luego este arte fue reservado a la casta sacerdotal, algunos astrólogos y contados sabios que procedían con el mayor secreto, ya que cuando lo hacían en público, el pueblo les atribuía un poder mágico sobrenatural a todos sus descubrimientos sensacionales de manantiales ocultos o minerales.

Cuando la muchedumbre y el ganado sucumbían de sed, (Abraham y Moisés), éste último, patrono de la radiestesia, mediante este sistema encontraron agua.

En la antigüedad las nuevas teorías encontraron muchas dificultades para abrirse paso, ya que se consideraban a quien manejaba esta técnica como un brujo y sus descubrimientos atribuidos al demonio o fuerzas sobrenaturales.

Durante el imperio romano diversos historiadores (Tertiliano, Eliano, Marcelino, etc.) describen los diversos procesos practicados en aquel tiempo para descubrir corrientes de aguas subterráneas y también minerales.

Algunos siglos después (año 510 d. C.), Casiodoro privado de Teodorico supone que las corrientes subterráneas de agua emanan fluidos muy semejantes a los generadores por los colores estivales en plena canícula.

Desde el siglo VI hasta el siglo XI (edad media) no se ha podido constatar ninguna investigación en esta materia, y recién   en este siglo (XV), la universidad de Paris dictaminó que los bruscos movimientos de la varilla se debían considerar producto de fuerzas diabólicas, siendo condenada su práctica por Lutero a principio del siglo XVI.

Después de una cantidad de diferentes investigadores, que sería demasiado largo enumerar aquí, al principio de nuestro siglo el Reverendo Mermet, de nacionalidad suiza, fallecido en 1937, causa verdadera sensación en el campo científico por sus notables trabajos de búsqueda, con tanta seguridad y celeridad.

Mermet, que durante su larga actuación tuvo resultados extraordinarios en las búsquedas radiestesistas y hasta en investigaciones a larga distancia, creando la Teleradiestesia, con la cual obtuvo éxitos notabilísimos.

 Mencionemos un ejemplo: La expedición del dirigible Italia al Polo Norte con la misión italiana a las órdenes de Nóbile. Mermet con su péndulo seguía sobre un extenso mapa de aquellas regiones las etapas del dirigible, y cada día precisaba sobre el mapa la nueva situación del mismo. Esta situación era comparada con la que recibían en la base italiana del dirigible en comunicación radiotelegráfica.

 Hay que hacer notar que la posición constatada por Mermet siempre resultaba exacta, además con gran asombro de los científicos. Mermet constató con su péndulo dos masas de aluminio emplazadas en el dirigible que sufrían grandes deterioros, de lo que dedujo un gravísimo accidente con la rotura del dirigible, y así lo transmitió al diario de Ginebra, que publicó la sensacional noticia el 23 de Julio de 1928. Esto fue confirmado cinco días más tarde cuando los náufragos pudieron manipular la estación de radio explicando el accidente.

Todo este proceso de Teleradiestesia a distancia fue operado con su péndulo por Mermet desde su cuarto de trabajo en Suiza.

En el primer congreso de radiestesistas se procedió al desarrollo de cuatro temas distintos:

1)    Concurso sobre cavernas y cavidades subterráneas

2)    Concurso sobre metales enterrados

3)    Concurso sobre la búsqueda de aguas subterráneas

sobre metales disimulados

En la primera parte, cuatro sensitivos determinaron exactamente los contornos de numerosas cavernas en el bosque de Vincennes, así como la profundidad que uno de ellos fijó en 16 metros, siendo la cota oficial de 15,85 metros.

El Reverendo Mermet con el auxilio de su péndulo descubrió el perímetro del Laboratorio Subterráneo de Viré con absoluta precisión, y sólo con una diferencia de 3% en la profundidad.

En la segunda parte se enterraron hierro y cobre separadamente, tres de las personas indicaron con exactitud el emplazamiento de la masa de fundición, pero ninguno pudo descubrir el lingote de cobre.

En Julio de 1933 se celebró en Avignon (Francia) un Congreso Internacional sobre Radiestesia, en el que fue propuesto este nombre creado por el Reverendo Bouly, cura párroco de Hardolot  (Francia) y que significa ” arte de captar con nuestra sensibilidad propia las radiaciones de los cuerpos, directamente o con el concurso de instrumentos especiales ” (varillas, péndulos, etc. )

También se creó la palabra Teleradiestesia, o sea, radiestesia a distancia, que es “el arte de captar las radiaciones de los cuerpos o el cerebro alejados del campo sensitivo normal”.

Es evidente que estas palabras de reciente creación sustituyen ventajosamente a la “Rabdomancia” usada en los siglos pasados.

En la actualidad existen numerosas asociaciones de radiestesia en Francia, Alemania, Argentina, Estados Unidos, etc.

En el transcurso del tiempo numerosos sacerdotes y religiosos han cultivado la Radiestesia, practicando este arte como autores de tratados de divulgación de sus experimentaciones y teorías.

En 1936 se organizaron secciones de radiestesia militar en las grandes potencias europeas, con personal técnico especialmente preparado para ello, realizándose notables progresos, pero sólo han sido publicados algunos de ellos.

Hemos de sentar la conclusión final de que en la Radiestesia el sujeto sensitivo influye ciertamente en los resultados alcanzados, con su intuición, perspicacia y sensibilidad. En la actualidad existen también gran número de aparatos detectores, más o menos perfeccionados, con lo que es posible alcanzar sorprendentes resultados en el descubrimiento de corrientes de agua subterráneas, cavernas, minerales, masas metálicas enterradas en subsuelo, etc.

EL PÉNDULO



Hoy en día, en cualquier casa del ramo, se pueden conseguir una infinidad de formas y tamaños de péndulos, sin que la diferencia signifique que uno sea mejor que otro. También nos podemos construir un péndulo, ya que la palabra designa a todo objeto pendiente de un cordel o cadena, pudiendo el mismo ser un anillo de oro, una bolilla de madera o una simple peonza de niño. El cordel: un hilo o una cadena de 15 a 20 cm.

No olvides nunca que el poder psíquico en todas sus manifestaciones es una de las pocas gangas genuinas que quedan en el mundo, y que nunca se debe gastar dinero en un instrumento si puedes hacerlo tu misma. En realidad, si tú fabricas el instrumento puedes estar totalmente segura de que el dispositivo no estará contaminado con las impresiones del pensamiento de nadie, algo de lo que no puedes estar segura con un objeto comercial.

Suponiendo que nos compramos un péndulo, entonces lo primero que hay que hacer es limpiarlo de las energías negativas que pueda traer, lo que se hace de la siguiente forma: se toma un vasito, se coloca en el fondo 7 granitos de sal gruesa, y una vez que éstos se disolvieron se introduce el péndulo, se lo baña bien y se saca.

Ahora procederemos a darle un nombre, ya que al darle un nombre nosotros nos programamos mentalmente y se forma el canal energético, o sea, si no le damos una orden a nuestro cerebro, el mismo no funciona, no responde, pero al irlo acostumbrando a un cierto nombre, automáticamente responde.

Para bautizarlo se procede de la siguiente manera: Colocamos el péndulo sobre la palma de nuestra mano izquierda, lo tapamos con la palma de la mano derecha, y llevamos ambas manos juntas a la altura del ombligo, respiramos profundamente, y llevamos las manos hasta la frente y una vez ahí le decimos el nombre que hemos elegido para él, con las palabras que nosotros queramos usar.

Al ponerle un nombre, en lo posible que no sea el nombre de algún familiar o amigo, sino más bien un tipo de sobrenombre, aunque no tenga un significado real.

A fin de energizar el péndulo para que se impregne con nuestra energía, conviene que durante siete días lo llevemos encima lo más posible, ya sea en bolsillos u otros lugares, y durante la noche se puede colocar en la mesita de luz o debajo de la almohada, para que esté lo más cerca de nosotros.

Durante estos siete días procederemos a efectuar su programación, de acuerdo a la convención mental que se da en hoja separada.

En el valle de los Reyes se encontraron varios péndulos pertenecientes a los sacerdotes egipcios, los que los utilizaron con asiduidad.

Hoy en día la radiestesia, palabra que significa la sensibilidad a las radiaciones, es una herramienta fundamental en muchos campos de actividades.

Sus aplicaciones en la vida corriente son múltiples y puedes llegar a servirte del péndulo para detectar la avería del automóvil, localizar un terreno rico en minerales, etc. , con la sola condición de respetar una cierta disciplina mental en el curso de las experiencias.

Sin embargo, es preciso comprender bien que la radiestesia no puede percibir más de lo que está oculto a los sentidos habituales, pero cuya existencia es real sobre el plan físico, material o psicológico.

En sus aplicaciones prácticas la radiestesia sólo reconoce como límite lo que la mente humana no puede conocer, concebir o imaginar. Alcanza a todas las órdenes de la actividad y sus resultados estarán acordes con el estado de salud, el desarrollo de la sensibilidad y el grado de cultura y de conocimiento de lo investigado que tenga el radiestesista.

En hoja aparte daré un breve detalle de casos en que puede emplearse la radiestesia, sin que esto suponga una limitación.

CONVENCIÓN MENTAL

El péndulo en sí tiene cuatro movimientos básicos. Se balanceará hacia atrás y hacia adelante, de izquierda a derecha, o en círculo en el mismo sentido del reloj, o en el sentido contrario.

CONVENCIÓN DEL “SÍ”

El movimiento horizontal, significa nuevamente neutro

Coloca ahora el péndulo en el centro del diseño y veras que tenderá a girar en el sentido de las agujas del reloj. Si no lo hace, muévelo expresamente hasta que tome este giro, luego de dejarlo colgar libremente.

Al girar en el sentido de las agujas del reloj, repite la palabra “sí”.

Si por el contrario el péndulo realiza un movimiento recto de arriba para abajo, es neutro, o sea que no sabe la respuesta, o que a lo mejor la misma fue mal formulada.



CONVENCIÓN DEL “NO “

Ahora procede de la misma forma con el gráfico siguiente, y veras que el péndulo toma un giro contrario a las agujas del reloj. Aquí estaría indicando la palabra “no”.

Practica varias veces estos ejercicios, hasta que automáticamente el péndulo te conteste con “sí” o “no” a tus preguntas.

También se puede dar el caso de que el péndulo haga movimientos que no correspondan a ninguno de los cuatro señalados, y que se mueva en forma errática, entonces significará que no sabe y que a lo mejor la pregunta haya sido formada mal.

Siempre tenemos que tener en cuenta que el péndulo nos puede contestar solamente con un sí o no, y por consiguiente nuestras preguntas tienen que ser formuladas de tal manera que no haya otra posibilidad de contestar.

ACTO O FENÓMENO RADIESTÉSICO

De la consideración de los conceptos de diversos autores, los conocimientos actuales sobre psicología y la necesidad de uniformar criterios, se realizó una investigación radiestésica mediante un plan de preguntas. De las respuestas obtenidas surge lo siguiente: “el fenómeno o acto RADIESTESICO esta sujeto a una serie de condiciones”:

1º) Es inconsciente, no es voluntario, ni intelectual, no depende del sistema nervioso central.

Los movimientos de los instrumentos en el acto radiestésico no son voluntarios y la inteligencia no debe intervenir en ellos.

2º) No crea conocimientos ni suple a la inteligencia.

Como no se trata de adivinar, sino de investigar, se necesita conocer qué es lo que se desea saber y cómo. Para desarrollar un plan de cómo se debe investigar, se requiere el conocimiento del asunto, motivo de estudio.

La radiestesia permite encontrar el dato más exacto, resultado de todos los conocimientos acumulados en la memoria y que concurren inconscientemente a la solución del problema. Eso sí, se desarrolla una cierta intuición e imaginación que concurren a facilitar la solución buscada.

3º) Interpretación de los resultados.

Está sujeta a normas generales que son prácticamente universales, llamadas CONVENCIÓN MENTAL, que hace que todos podamos entendernos. Esa convención mental será especificada más adelante.

La radiestesia, además de ser un valioso instrumento para encontrar objetos, puede usarse para equilibrar los aspectos racional e intuitivo de nuestra personalidad. Es un medio para explorar el subconsciente, para encontrar respuestas a preguntas a las que ni la razón ni los métodos científicos pueden responder. Es más, ¡el proceso de pensamiento racional es una parte integrante del proceso radiestésico!

Algunas personas llaman a la radiestesia adivinación, pero quiero aclarar que no existe ninguna diferencia entre estas dos palabras. Su significado es idéntico. Yo prefiero utilizar el término “radiestesia “, ya que es el que se utiliza con mayor frecuencia para describir la disciplina del uso del péndulo (u otros instrumentos como las varillas, etc.).

El arte de detectar radiaciones por medio de un péndulo o una varilla es tan antiguo como el ser humano. Civilizaciones antiguas ya utilizaron este método para detectar las energías negativas o positivas del suelo, encontrar agua, minerales y objetos perdidos.

USOS DE LA RADIESTESIA

ESTUDIOS EN MEDIOS SUBTERRÁNEOS O SUBMARINOS



Detección de corrientes de agua y su dirección, lugar conveniente de perforación, cantidad y calidad del líquido. Cavidades, fallas del terreno, emanaciones nocivas, pozos ciegos, localización de masas metálicas enterradas o sumergidas.

AGRONOMÍA: identificación de plantas, sexo, distinción de variedades, propiedades medicinales. Suelos, composición, siembras óptimas, radiaciones nocivas, relación suelo-siembras-abonos. Pronóstico de rendimientos en condiciones prefijadas.

CIENCIAS NATURALES, GEOLOGÍA Y MINERALOGÍA: yacimientos minerales, carboníferos, bituminosos, petrolíferos. Trazado de los planos de ubicación, profundidad y riqueza. Estudios arqueológicos, restos fósiles, edad, especie, etc.

FÍSICA: estudio de los fenómenos no controlables con los instrumentos científicos convencionales.

QUÍMICA ORGÁNICA E INORGÁNICA: análisis cuali y cuantitativo aproximado de cualquier sustancia, aún en cantidades no revelables por los reactivos analíticos habituales. Control de fórmulas y estructuras moleculares.

FARMACIA Y BIOQUÍMICA. BIOQUÍMICA HUMANA, ANIMAL Y VEGETAL: estudio de las funciones, estructuras, etc.

MEDICAMENTOS: identificación, empleo, propiedades y dosis. Estudio de toda sustancia medicamentosa (hongos, virus, bacterias, tóxicos, venenos). Determinación del poder curativo en calidad e intensidad, aplicaciones en enfermos y dosis a administrar. Sinergia medicamentosa e incompatibilidades. Espectro curativo de cada uno y del compuesto.

FILOSOFÍA Y LETRAS, PSICOLOGÍA: test psicológicos y valoraciones psicométricas; psicodiagnósticos.

ARQUEOLOGÍA: antigüedad de monumentos, momias, etc. Reconocimiento de la autenticidad de obras de arte.

FUERZAS ARMADAS Y POLICIALES: movimiento de tropas, ubicación, camuflajes, objetos robados o escondidos.

INGENIERÍA Y ARQUITECTURA. CONSTRUCCIÓN: orientaciones óptimas, mezclas de mayor resistencia, evitación de humedades, suelos que aseguren perfecta estabilidad. Fallas del terreno, pozos ciegos, profundidades de cimientos, etc. Pinturas y materiales óptimos.

MECÁNICA, ELECTRICIDAD, INSTALACIONES: materiales óptimos, deficiencias en maquinarias, modificaciones para mejorar rendimientos, selección de lubricantes y combustibles, detección de fallas en cañerías conductoras de líquidos y combustibles, detección de fallas en circuitos e instalaciones.

MEDICINA HUMANA, ANIMAL Y VEGETAL: diagnóstico de signos y síntomas del enfermo, su predisposición a la enfermedad, diagnóstico y composición de los medicamentos curativos, profilácticos e inmunizantes, posología, etc.

ALIMENTACIÓN: alimentos, calidad, cantidad, combinaciones, conocimiento, para seres humanos o animales, individualmente o para la especie. También según las funciones a desempeñar, salud, etc.

ODONTOLOGÍA: materiales para prótesis, anestesias, enfermedades, diagnóstico clínico y medicamentoso.

VETERINARIA, GANADERÍA Y AVICULTURA: animales óptimos para cada zona, para cruzas y crías, para mejoramiento de razas; alimentación óptima según la función de cada animal, elección de los más resistentes para cada labor. Determinación y predeterminación de sexo y de huevos fecundados o no. Enfermedades de los animales y medicamentos; aplicación similar a la de la medicina.

VESTIDO: selección de materiales y colores según la función a desempeñar.

Todos estos trabajos pueden realizarse en el terreno, sobre el individuo o a distancia, utilizando planos, fotografías u otros elementos que representen al objeto o cosa existente y que sean susceptibles de estudiárselas radiestésicamente en cualquiera de sus aspectos.

PRACTICAS – INICIACIÓN

Vamos a realizar las primeras prácticas con el péndulo, para lo cual debes tomar el péndulo en la mano que más te convenga, con la palma vuelta hacia abajo, sosteniendo el cordel con los dedos pulgar e índice. Deja unos cinco centímetros entre tu mano y el péndulo. Puedes apoyar el codo sobre la mesa, si lo deseas.

Debes comenzar con la “posición de búsqueda” para todas las operaciones que aprendas. No existen reacciones universales en el uso del péndulo, es decir, la “posición de búsqueda” puede ser distinta para cada persona. Por lo general, se dan dos reacciones, o bien no se mueve (el péndulo cuelga como si fuese un peso muerto), o bien se mueve de atrás hacia delante, frente tuyo. Ambas son posiciones de búsqueda aceptables.

Sostenle al péndulo como arriba indicado e indícale que te muestre su “posición de búsqueda”. Comprobarás que ya el primer intento ha sido un éxito, ¡incluso si el péndulo no se ha movido en absoluto!

Probemos ahora el “sí”. Tampoco existe un sí universal; sin embargo, la mayoría de los radiestesistas coinciden en que se pueden dar dos reacciones. Si la posición de búsqueda es la de peso muerto, para algunos radiestesistas la respuesta “sí” es la del movimiento de atrás hacia delante – como cuando asientes con la cabeza – y para otros es un círculo en sentido de las agujas del reloj. Cualquiera de las dos respuestas es válida.

En hoja aparte encontrarás los gráficos para facilitar el acostumbramiento a trabajar con las contestaciones en círculo, pero primero tienes que constatar cuál es para ti la forma adecuada de la respuesta.

Al hacer estas programaciones en realidad estás comunicando con tu subconsciente para establecer un código. No importa demasiado qué tipo de código sea, sino que consigas uno con tres señales diferentes e inequívocas: las de “posición de búsqueda”, del “sí” y del “no”.

La radiestesia es un modo de “conocer intuitivamente”. Cuando uno conoce intuitivamente algo, resulta imposible probarlo mediante un proceso racional. Cuando alguien conoce la existencia de Dios, no puede olerlo, probarlo, oírlo, verlo ni tocarlo; es una realidad que no se puede constatar con los cinco sentidos. Este conocimiento conecta con la faceta intuitiva de nuestro ser, no con la racional.

La radiestesia es un arte de carácter científico. Tal vez hayas oído hablar de la radiestesia, o adivinación, como un medio para encontrar agua y de hecho éste sigue siendo uno de los principales aspectos de esta antigua forma de adivinación. Para ser un buen radiestesista, debes conocer bien tanto las ciencias (léase razón) como las letras (léase intuición). Anta todo, tienes que ser capaz de hacer la pregunta apropiada.

Por ejemplo, si unos amigos tuyos tienen que cavar un nuevo pozo, no puedes limitarte en ir a su casa y preguntar al péndulo dónde está el manantial de agua próximo.

Es muy posible que el péndulo detecte agua a 213 metros de profundidad, que produzca 59ml por hora, sea sulfurosa y se seque cada año de abril a septiembre. Por eso, en lugar de preguntar dónde está el manantial más próximo, la pregunta debería rezar más o menos: “Tengo que cavar este pozo, así que, ¿dónde está el manantial de agua potable más cercano, a menos de 6 metros y que produzca como mínimo 19 litros por minuto durante todo el año?” Esa es la pregunta apropiada. Hacer la pregunta apropiada es la parte “científica” del arte de la radiestesia.

Después aparece la parte intuitiva, esa parte de tu cerebro que puede asimilar cualquier cosa inmediatamente sin que medie la razón. De alguna forma, tienes que cerrar la parte izquierda del cerebro, la parte analítica, y abrir el lado intuitivo, para poder conocer la respuesta. El péndulo puede darte entonces la mejor respuesta; es realmente increíble la cantidad de veces que funciona en manos de un radiestesista competente. Un buen radiestesista tiene éxito entre el 85 y el 90 por ciento de las veces.

La radiestesia también puede contemplarse como si se tratara de saltos aparentemente irracionales. Da respuesta a preguntas que no pueden ser (o al menos tardan mucho en ser) contestadas por medio racionales. El radiestesista puede ver, oír, oler, tocar o probar una corriente de agua subterránea y encontrarla. La radiestesia nos transporta más allá de la mente racional y, lo que quizás es más importante, no precisas rechazar tu pensamiento racional. No es una cuestión ni racional ni intuitiva. La radiestesia necesita de ambas. Tienes que formular la pregunta apropiada (hemisferio izquierdo) y luego dejar que tu intuición (hemisferio derecho) busque la respuesta.

El péndulo es un instrumento que puede darnos acceso a nuestra faceta intuitiva. Para saber cómo funciona, debemos utilizar los aspectos tanto racional como intuitivo de nosotros mismos.

No existe una formula universal de practicar la radiestesia, sino que existe una forma correcta para cada individuo, y a medida que avances en el arte de la misma, descubrirás qué es lo que más te conviene. Sólo tu puedes decidir qué estilo de radiestesia encaja mejor con tu forma de ser. Habrás advertido que en ningún momento te he indicado con qué mano debes sostener el péndulo, pero lo supiste por intuición. No dejes de emplear la mano con la que empezaste. Acuérdate de relajarte cuando hagas los ejercicios con el péndulo. No te esfuerces demasiado en conseguir lo que consideras la respuesta correcta.

La siguiente respuesta del péndulo que vamos a examinar es la que nos dice “quizás” o que la pregunta que hemos formulado es incorrecta. Una vez que hayas aprendido las respuestas de sí, no y quizás, resultará de gran utilidad practicar algún juego infantil, como el de preguntar “¿Es animal, vegetal o mineral?” y así practicar tu habilidad para conseguir las respuestas.

PRÁCTICA CON EL PÉNDULO


No existe una forma universal de practicar con el péndulo, sino que existe una forma correcta para cada individuo, y a medida que avances, descubrirás qué es lo que más te conviene a ti.

Por intuición sabrás en qué mano tener el péndulo, sin que haya una norma establecida para ello, ya que casi seguro que el diestro lo tendrá en la derecha y el zurdo en la izquierda.

De suma importancia es que siempre te relajes debidamente antes de hacer un trabajo con el péndulo. No te esfuerces demasiado en conseguir lo que consideras la respuesta correcta.

Una vez dominando la técnica de respuestas de “sí”, “no”, y “neutro” o “quizás”, puedes empezar a formularle preguntas al péndulo, siempre teniendo en cuenta que es indispensable formular loa pregunta correcta, debiendo asegurarte de que no puede ser interpretada más que en un sentido. Tu subconsciente capta las cosas de un modo muy literal, de modo que reflexiona bien y formula la pregunta del modo más claro posible. Si no empiezas con la pregunta correcta, no obtendrás la respuesta correcta. Así de sencillo.

LA SINTONIZACIÓN

El proceso es similar al de sintonizar la frecuencia correcta en la radio. En primer lugar, hay que formularse lo que uno quiere hacer y esperar que la respuesta sea “sí”. Luego hay que formular tres preguntas sencillas pero esenciales: “¿Soy capaz de hacerlo?, ¿Puedo hacerlo? Y ¿Estoy preparada?”.

La pregunta “¿Soy capaz de hacerlo?” se refiere a si tengo o no la habilidad suficiente para obtener la respuesta correcta a mi pregunta.

La pregunta: “¿Puedo hacerlo?” se refiere al permiso. Es posible que esto no te parezca muy importante en el momento, pero hay ciertas cosas en las que te podrás ver involucrada y que crearían al comienzo toda suerte de dificultades. Tratar con lo oculto o usar el péndulo para la búsqueda de respuestas a fenómenos inexplicables son algunos de los asuntos a los que puede enfrentarse un radiestesista experto y competente, pero que a un principiante pueden llevar por el camino equivocado. Por lo tanto, es muy importante pedir permiso antes de embarcarse en este tipo de cuestiones.

También pueden aparecer implicaciones relacionadas con el karma. Es posible que te sientas tentada de aplicar la radiestesia a los números de la lotería o a las carreras de caballos, pero si utilizas la radiestesia/intuición para maximizar cualquier beneficio en el plano material puedes obtener resultados adversos, tanto en lo que se refiere al karma como a otro tipo de cosas. La pregunta “¿Puedo hacerlo?” permite prevenir el peligro que supone introducirte en campos que no te serán positivos.

Lógicamente preguntarás quién te da el permiso cuando formulas la pregunta ¿Puedo hacerlo? Tengo la impresión de que tenemos una especie de guía espiritual, que es nuestro Yo Superior, el que nos observa constantemente, y esta pregunta le proporciona la oportunidad de hablar con nosotros directamente y de ayudarnos a mantener una línea de actuación juiciosa.

Pedir permiso es una condición esencial cuando se utiliza el péndulo para curar, ya que no nos podemos acercar a una persona y aplicarle radiestesia en el aura para decirle lo que le ocurre, antes de haber preguntado si es correcto hacerlo. Ahora en caso de que queramos hacer una verificación sobre una persona que no se halla presente para otorgarnos su permiso, siempre hay que formular el permiso, el cual nos será otorgado o negado mediante la guía de nuestro Ser Superior.

Ahora finalmente tengo que formular la pregunta “¿Estoy preparada?”, o sea ¿He hecho todo lo necesario para obtener una respuesta apropiada?, ¿Hay algo más que deba hacer para acabar de sintonizar? En este momento, suponiendo que hasta ahora hayas obtenido respuestas afirmativas, es que tienes que formular la pregunta de si estás preparada.

Sin embargo, si a laguna de las primeras preguntas recibiste un “no”, y si confías en este procedimiento, y sigues adelante, entonces no puedes confiar en que la contestación final sea correcta. Así que debes volver a empezar desde el principio. Espera uno o dos minutos antes de intentar formular la pregunta de nuevo, de un modo ligeramente distinto. Si vuelves a recibir un “no” a alguna de las preguntas de preparación, deja de lado esta averiguación y vuelve a la pregunta original más adelante.

Una de las formas en que te sugiero comenzar con la práctica con el péndulo, es que te cuestiones si estos pasos de sintonización son importantes para ti. Entonces la pregunta correcta sería: “¿Los pasos de sintonización son de utilidad para mí en este momento?”

Sostén el péndulo en la posición de arranque. 

Decí que quieres hacer una pregunta sobre estos pasos: “Esto es lo que quiero hacer. Quiero averiguar si estos pasos son de utilidad para mí en este momento”.

“¿Soy capaz de hacerlo?” ¿He adquirido la habilidad suficiente en la radiestesia para hacerlo?”

“¿Puedo hacerlo? ¿Tengo el permiso para hacerlo?” De nuevo puede ser que estas preguntas carezcan de importancia en este contexto, pero forman parte del proceso.

“¿Estoy preparada?”

Suponiendo que hayas obtenido un sí a cada pregunta:” ¿Los pasos de preparación son de utilidad para mí en este momento?”

Observa que las palabras mencionadas en la pregunta son “en este momento”, así que, si recibes un “no” a alguna pregunta, vuelve a intentarlo más adelante.

 ***

Instituto CEPE de Argentina
Escuela de Parapsicología y disciplinas Complementarias

ABIERTA LA INSCRIPCIÓN TODO EL AÑO PRESENCIAL YA DISTANCIA

Clikea aca y
LLAMAME

 Licenciatura en Parapsicología Integral con Orientación a la Alta Magia Psíquica “o” a las Disciplinas complementarias

COMIENZA EN MARZO / ABRIL Y FINALIZA EN DICIEMBRE DE CADA AÑO – DURACION 3 AÑOS

Incluye, entre otros, estos cursos: Numerología, Grafología, Tarot, Astrología, Quilología, Manejo Alternativo de las Energías. Ritual de Alta Magia y Psíquica, etc.

Egreso como Parapsicólogo Profesional para Trabajo de Consultorio y de Campo

Matricula con Respaldo CEPE / APAPRA – Fundado el 5 de junio de 1985

Asociación Civil Personería jurídica Otorgada por la Inspección General de Justicia de la Nación Argentina – Bajo Resolución 0001185/05

https://www.cepedeargentina.com.ar/parapsicologia/ – coordinadorcepe@gmail.com

Cuando nos escriba a nuestro correo: coordinadorcepe@gmail.com de forma automática se dispara un correo electrónico con una respuesta general sobre este curso. Si no lo recibe dentro de los 3 a 10 minutos, revise la carpeta de spam o correos no deseados que es seguro allí. Agreguenos a correos deseados para que no se repita en el futuro.

Consultas personales con el profesor miguel Ojeda:. Parapsicólogo - Vidente de Alto Nivel

https://www.profesormiguel.com.ar/

Email: profesormiguel@gmail.com 

Tel. 54 (11) 4382-9747 – WhatsApp. 1144785458 Av. Corrientes 1250. CABA- Argentina

Comentarios